Culpable de gustarle

Articulo de opinión. El contenido de esa publicación no refleja necesariamente la opinión o la posición de la asociación Naturaleza y Solidaridad.

Isla Bastimentos, Panama

 En 2014, hicimos un largo viaje por Centroamérica cargados con nuestras mochilas. Es así que un día llegamos en Bastimentos, la mas grande isla del Archipiélago de Bocas del Toro, en el mar Caribe.  Cada mañana, asomándonos por la baranda del balcón del hostal, podíamos ver de muy cerca a una pareja de aves de las mas expresivas, unas amazonas frentirroja (Amazona autumnalis). Muy apreciada como mascota, esta divertida especie, también muy sociable, es objeto de un lucrativo comercio al igual que otros Psittacidae. Sus nidos son saqueados. Los ladrones llevan su botín, pichones a quienes la mayoría del tiempo cortan las alas, niegándoles para siempre el derecho a volar. Es posiblemente un mal menor, porque una vez mutilados de esa manera, no teniendo otra alternativa para desplazarse que anadear sobre sus dos patas, el animal preso ya no escapara. Si. Es posiblemente una suerte en su desgracia, pues los que habrán sufrido de este trato bárbaro quizás tendrán el derecho de no acabar sus días entre las rejas de su nueva casa, una jaula a menudo tan estrecha que impide poder desplegar sus alas. Un colmo de crueldad para un pájaro. Pero aquello, a los ladrones de pichones no les importa. Estas pobres aves han sido condenadas por ser culpable de gustarles a ustedes que los compran. Y pensar que hay gente que llaman eso llama amor.   

Isla Bastimentos, Panama

 Viendo a esa pareja molestándose mutualmente con golpecitos de pico y reconciliándose en el segundo con marcas de afección, me hice una pregunta. Hoy, es a ustedes que la hago: “No los prefieren libres que enjaulados por su conveniencia?”. Pero antes de contestar, tienen que saber que no sirve encerrarles para contemplarlos, incluso de muy cerca. Así que no intenten exponer cualquier razonamiento económico para justificar esta tortura. Estos animales tienen mucho mas que aportar libres que enjaulados.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *