Crónica de la Trepa en San Andrés

Escrito por Juan Carlos Lozano

Coordinador de Reforestando El Salvador

San Salvador, El Salvador, C.A.

11 de octubre 2015

 La travesía inicio por las calles del casco urbano del pueblo de San Andrés, un recorrido por los senderos y los recuerdos de un lugar que antes era conocido como la Hacienda San Andrés de la Familia Dueñas, propietarios del valle de

San Andrés Nature et Solidarite Juan Carlos
Ruines de l’Ingenio de la Famille Dueñas, San Andrés – foto : Juan Carlos Lozano –

Zapotitlán-San Andrés. Los umbrales de los arcos de las ruinas del ingenio Dueñas, nos obligaron a realizar la primera estación, fue ahí donde se construyo el primer ingenio de la Familia Dueñas en El Salvador y fue en aquel tiempo que el Ing. Civil José Napoleón Duarte (23 de noviembre de 1925 – 23 de febrero de 1990) personalmente dirigió la obra y el buen funcionamiento de los mecanismos que dieron vida a las actividades del centro azucarero. Hoy solo quedan las imponentes paredes en ruinas, pero no deja en el olvido quienes eran sus sueños a través de los símbolos de la abreviatura de la familia “FD” colgados en los arcos de los ventanales.

 

San Andrés Nature et Solidarite Juan Carlos Lozano
Enfants et jeunes pratiquant la grimpe sur un arbre de Conacaste, ANP San Andrés
– foto : Juan Carlos Lozano –

Continuamos con la caminata y nos adentramos a la zona de amortiguamiento, marchamos entre los senderos de los maizales y en un momento nos envuelve la majestuosa sombra de los arboles de Conacaste (Enterolobium cyclocarpum), esta es la señal que establece el limite sur del área natural protegida de San Andrés, el área protegida nos recibe con un suelo húmedo y un paisaje vivo de la diversidad de plantas, arbustos y las especies que en ellas se hospedan, una mancha verde que ha revivido por causa de las ultimas lluvias en la zona. Seguimos cuesta arriba y nos estimula el respirar oxigeno puro, vamos escalando a paso lento pero constante, una pausa y respiramos vida para el alma.

 Llegamos a nuestro destino, la zona elegida para hacer la demostración y practica libre de las técnicas de la trepa de arboles, las personas se mostraron muy ansiosas y curiosas por conocer esta modalidad nueva en el país.

 Cuerdas, mosquetones, el arnés y el prusik son objetos que nos imaginamos que serán utilizados para escalar el Monte Everest o alguna montaña de gran tamaño y difícil acceso, pero esta vez se conquistara subir hasta la copa de un árbol de Conacaste, venciendo la gravedad y experimentado la aventura de trepar por los aires.

  Del público, los niños fueron los primeros en animarse y romper el hielo, se colocaron el equipo de seguridad y bajo la supervisión del grupo de trepadores comenzaron a subir por la cuerda como si fuese una escalera hasta la cima, llegando hasta el dosel arbóreo, un paraíso escondido en las alturas, donde hay una infinidad de especies que a simple vista no vemos, una oportunidad para estudiar e investigar plantas trepadoras, epifitas, saprofitas, líquenes e insectos y definir sus relaciones simbióticas.

 Los jóvenes y adultos no se quedaron atrás, una vista panorámica del horizonte fue el regalo de la naturaleza por el esfuerzo de haber escalado a través de las cuerdas instaladas en lo alto del árbol.

San Andres, cooperation, el salvador, Juan Carlos Lozano, reforestando, centroamerica
Vista panorámica del Valle de Zapotitlán desde el sur de la ANP San Andrés – foto : Juan Carlos Lozano –

 Algunas personas se tomaron un buen descanso en hamaca como recompensa por llegar a la copa del árbol. Desde las alturas pensamos en cuidar y proteger el medio ambiente que aun nos queda, no nos imaginamos un planeta sin los arboles y su biodiversidad, no podemos permitir que nuestros hijos y nietos vivan sin el verde, sin el canto de las aves, sin la miel de las abejas y sin un futuro Digno.

San Andrés Nature et Solidarite Juan Carlos Lozano
Un moment de repos et de réflexion, ANP San Andrés. – foto : Juan Carlos Lozano –.

 La trepa de arboles en una oportunidad para re-educarnos y fortalecer los planes de manejo de las reservas y áreas protegidas, tenemos que redescubrir que somos parte de la naturaleza y no dueños de ella, la tierra puede sobrevivir sin los humanos, las persona no podemos vivir sin el agua y el aire que no da cada mañana. La trepa es turismo ecológico porque cuida el árbol y su entorno.

Juan Carlos Lozano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *